La importancia del convenio regulador en un divorcio

En un divorcio con acuerdo los cónyuges recogen en el convenio regulador las consecuencias patrimoniales y personales por su cambio de estado civil. Se pacta con acuerdo y es de obligado cumplimiento por las dos partes.

La redacción y contenido de este documento es de máxima importancia ya que establece derechos y obligaciones que se deben cumplir con complicadas consecuencias si no se actúa de acuerdo a lo establecido.

Al tratarse de un documento con tanta relevancia en la vida futura es de máximo interés para ambos cónyuges que la redacción correcta y el alcance en la práctica de cada punto acordado sea revisado y explicado por un abogado. No podemos tomar a la ligera la redacción de este documento porque en caso de hacerlo podrá tener nefastas consecuencias negativas en un futuro.

Al existir acuerdo en los términos del convenio regulador a veces podemos encontrarnos con una de las dos partes que omite una parte imortante a sabiendas de su propio beneficio. No hay que olvidar que se está produciendo una ruptura matrimonial, lo que es en la práctica una ruptura de relación sentimental con muchos matices tan complicados que es dificil de imaginar hasta donde se puede intentar ganar en este último trámite haciendo perder por tanto a la otra parte derechos que supondrán arrepentirse en el futuro de la no revisión por un profesional del citado documento. Lógicamente esa “mala intención” no ocurre en la gran mayoría de los casos.

El mal causado por mala redacción y/u omisión de alguna parte importante en el convenio puede ocurrir por mala fé, pero también por desconocimiento de las dos partes. Un divorcio no es un trámite cotidiano, no es una gestión cualquiera y es por estos motivos por los que cualquier abogado consultado hablará negativamente y alertará del peligro que supone, por ejemplo, la utilización de modelos descargados por internet. Incluso conocemos la existencia de programas que tras un pequeño pago online y la inserción de unos pocos datos facilitan un documento que llaman también convenio regulador pero que por las razones que se indican en este pequeño artículo y por algunas otras, no se le debería llamar así y es altamente peligroso y con toda seguridad ocasionará problemas futuros a una o a las dos partes.

Cabe resaltar al margen de lo ya indicado que en muchas ocasiones también se está tratando en este documento las relaciones con hijos y por lo tanto se pueden ocasionar también problemas al normal desarrollo psicológico, relación afectiva y educación de menores si no se vigila y se redacta correctamente lo que al fin y al cabo es sólo un documento, pero un documento de gran importancia. Un convenio regulador no es un documento cualquiera.

No hay dos personas iguales. No hay dos divorcios iguales. No hay dos acuerdos iguales. Tomemos en serio todo el proceso pues un error por desconocimiento o mala intención de una de las partes puede no ser remediable en un futuro.

Artículo escrito por BlogLegal.es

La importancia del plazo para aceptar una herencia

En primer lugar debemos aclarar que existen dos conceptos complementarios entre ellos pero muy distintos a la vez.

El primer concepto que debemos aclarar es que un concepto es la aceptación de la herencia que posteriormente hablaremos en profundidad y otra cosa es plazo para liquidar el oportuno Impuesto de Sucesiones así como el Impuesto de plusvalía municipal en el caso de que heredaramos bienes inmuebles.

Para estos segundos el plazo de presentación del impuesto de Sucesiones es de 6 meses a contar desde la fecha de fallecimiento del causante, y podremos pedir una prórroga de seis meses más en caso de necesitarlos y lo mismo sucede con la plusvalía municipal.

Y en cuanto al plazo para aceptar una herencia debemos previamente, realizar una serie de aclaraciones;

El Código Civil en la Sección 4r1; dispone quien puede aceptar y repudiar la herencia; estos actos son puramente voluntarios y libres y no puede aceptar la herencia por partes, a plazos ni condicionalmente.

La herencia según el artículo 1000 del Código Civil se entenderá aceptada cuando concurran estos requisitos:

  • Cuando el heredero vende, dona o cede su derecho a un extraño, a todos sus coherederos o a alguno de ellos.
  • Cuando el heredero la renuncia, aunque sea gratuitamente, a beneficio de uno o más de sus coherederos.
  • Cuando la renuncia por precio a favor de todos sus coherederos indistintamente; pero, si esta renuncia fuere gratuita y los coherederos a cuyo favor se haga son aquellos a quienes debe acrecer porción renunciada, no se entenderá aceptada la herencia

La herencia también puede ser repudiada por los herederos y esto sería en perjuicio o fraude de acreedores. El artículo 1001 del Código Civil fija que si el heredero repudia la herencia y con ello perjudica a sus propios acreedores y éstos podrán solicitar a un Juez para que acepten la herencia en nombre de los herederos que la han repudiado para poder así cobrar.

El artículo 1004 C.C. cita que hasta que por lo menos no hayan pasado nueve días del fallecimiento del causante, no podrá realizarse ni intentarse ninguna acción contra el/ los herederos para que acepten o repudien la herencia.

¿Qué plazo tengo para aceptar una herencia?

Para poder responder a ello, debemos fijarnos en el artículo 1006 del Código Civil, el cual establece que” el llamado como heredero puede aceptar o repudiar la herencia mientras no prescriba la acción para reclamar la herencia”. ¿ Pero esto cuantos años son?

Pues bien, el artículo 1963 del Código Civil que cita la prescripción de las acciones establece que las acciones reales sobre bienes inmuebles prescriben a los 30 años. El Tribunal Supremo así lo ha venido fijando en mútliples sentencias, donde ha venido aclarando también que siguiendo lo establecido en el artícuo 1965 del CC, esta prescripción nada tiene que ver con la imprescripción de la acción de división de herencia.

Pero a pesar del artículado del Código Civil español, debemos tener en cuenta, desde la fecha del fallecimiento, cualquier persona interesada en que el heredero acepte o repudie la herencia puede ir a Notaría para que el notario le comunique al heredero que tiene un plazo de 30 días para aceptar pura o simplemente la herencia o que lo haga a beneficio de inventario o simplemente la repudie. Si el/ los herederos no manifiestan nada durante esos 30 días el Notario le comunicará fehacientemente que se entenderá aceptada la herencia pura y simplemente tal y como fija el artículo 1005 del Código Civil, en cambio en Cataluña en caso de no manifestar nada en ese plazo, la herencia se considerará repudiada tal y como establece el artículo 461-12 de la Ley 10/2008, de 10 de julio, del libro cuarto del Código civil de Cataluña, relativo a las sucesiones.

Por tanto y habiendo visto lo anterior, ante el fallecimiento de un familiar u pariente lo que tenemos que comprobar es si ha dejado testamento y solicitar sus últimas voluntades, una vez tengamos este certificado hacer inventario de bienes y deudas para ver si nos compensa o no aceptar la herencia.

Una vez hayamos concluido que sí, es importante señalar que disponemos de treinta años para aceptar la herencia (siempre y cuando un tercero interesado no haga llamar al Notario para que nos de el plazo de 30 días) y sobretodo ser conscientes de los plazos fiscales, pues la Ley del Impuesto de Sucesiones es muy clara cuando fija 6 meses desde la fecha del causante para poder presentar los oportunos impuestos de sucesiones y en su caso, el impuesto de plusvalía municipal.

1 https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1889-4763

Artículo escrito por LEVANTIA ABOGADOS – ALICANTE