Prestaciones para Autónomos por COVID-19

Esta es una entrada importante por los momentos que estamos viviendo en España. Estado de Alarma y problemas para empresas, trabajadores y autónomos.

HYV ABOGADOS – SALAMANCA y CACERES nos ha preparado una presentación en la que se explican con claridad las prestaciones para autónomos por COVID-19, al margen de otras que pudiesen ir aprobando Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

 

Estado de Alarma. Efectos sobre los Procedimientos Penales.

Como todos sabemos, el pasado día 14 de marzo se decretó por segunda vez en la democracia el estado de alarma, conforme a lo previsto en el art. 116 de la Constitución Española, mediante “Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.”

En su artículo 7 se dispone la limitación de la libertad de circulación de las personas de tal forma que establece un régimen de confinamiento, exceptuando las siguientes actividades:

a) Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.

b) Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.

c) Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial.

d) Retorno al lugar de residencia habitual.

e) Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.

f) Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.

g) Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

h) Cualquier otra actividad de análoga naturaleza que habrá de hacerse individualmente, salvo que se acompañe a personas con discapacidad o por otra causa justificada.”

La referencia expresa relativa a la incidencia de este estado de alarma sobre los procedimientos penales en curso la encontramos en la Disposición adicional segunda, de suspensión de plazos procesales que dice:

1. Se suspenden términos y se suspenden e interrumpen los plazos previstos en las leyes procesales para todos los órdenes jurisdiccionales. El cómputo de los plazos se reanudará en el momento en que pierda vigencia el presente real decreto o, en su caso, las prórrogas del mismo.

2. En el orden jurisdiccional penal la suspensión e interrupción no se aplicará a los procedimientos de habeas corpus, a las actuaciones encomendadas a los servicios de guardia, a las actuaciones con detenido, a las órdenes de protección, a las actuaciones urgentes en materia de vigilancia penitenciaria y a cualquier medida cautelar en materia de violencia sobre la mujer o menores. Asimismo, en fase de instrucción, el juez o tribunal competente podrá acordar la práctica de aquellas actuaciones que, por su carácter urgente, sean inaplazables.

[…]”

4. No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, el juez o tribunal podrá acordar la práctica de cualesquiera actuaciones judiciales que sean necesarias para evitar perjuicios irreparables en los derechos e intereses legítimos de las partes en el proceso.”

Así pues, quiero llamar la atención sobre el hecho de que el decreto no hace mención alguna sobre qué ocurre con las medidas cautelares personales consistentes en las comparecencias apud acta periódicas.

Bajo mi punto de vista, el estado de alarma deja en suspenso la obligación de comparecer, principalmentepor las siguientes razones:

  • No se prevé como causa para poder abandonar el domicilio en el art. 7 del Decreto;
  • La disposición adicional segunda en el punto 2º no prevé las comparecencias apud acta dentro de los supuestos repecto los que no aplicará la suspensión de plazos y diligencias, ya que no forman parte de las actuaciones urgentes ni de guardia;
  • Para el caso de que la obligación de comparecer sea en días hábiles según el auto habilitante, han quedado inhabilitados por el decreto, lo que suspende temporalmente la obligación de comparecer.

Mi consejo para aquellos que tengan clientes con dichas obligaciones es que se les informe de esta circunstancia y se les recomiende, ya que entiendo que puede haber discrepancias en la aplicación por parte de los Juzgados:

  • O bien, Comparecer la siguiente vez que les toque y preguntar si han de seguir compareciendo mientras dure la situación de estado de alarma;
  • O bien, que antes de desplazarse al Juzgado llamen para preguntarlo y en función de lo que les digan, se desplacen o no hasta nuevo aviso,
  • O bien si directamente no quieren comparecer por el riesgo que puede haber de contagios, como es lógico, sus letrados presentemos escrito alegando las anteriores circunstancias como razón de la incomparecencia.

Como colofón y en apoyo a mi opinión me gustaría informar que, a través de Twitter, el compañero Jorge Navarro ha solicitado pronunciamiento expreso al respecto al TSJ Catalunya, que ha respondido en este sentido, como podréis ver en el enlace que os dejo más abajo

Feliz confinamiento a todos.

https://www.boe.es/boe/dias/2020/03/14/pdfs/BOE-A-2020-3692.pdf

Artículo escrito por CLARA MARTÍNEZ NOGUÉS – GIRONA y TARRAGONA

Los peligros del Siglo XXI. Los ciberataques.

El S. XXI es un siglo donde la realidad virtual ha ganado por excelencia a la realidad normal. Nos encontramos en un siglo donde todo va por internet, datos personales, datos bancarios, ubicación de donde nos encontramos, dónde vivimos, dónde estamos, etc. Cada vez, somos más vulnerables para recibir ciberataques.

¿Qué son los ciberataques?
Nos encontramos ante una acción antijurídica realizada en el entorno digital. A la velocidad en que se ha introducido en nuestra realidad la globalización digital, la delincuencia también ha ido en aumento.
Son ataques a nuestros sistemas operativos con la finalidad de destruir o dañar los archivos que contengan información en nuestras bases tecnológicas.

Son delitos que van en contra de la identidad, propiedad y seguridad de las personas, empresas e instituciones, muchos de ellos como consecuencia del valor que han adquirido los activos digitales para la big data empresarial y sus propietarios bien sean entes jurídicos o personas naturales. Existen otras conductas criminales que aunque no sean delitos, se conocen como ciberataques o abusos informáticos y forman parte de la criminalidad informática. Esta criminalidad informática consiste en la realización de un tipo de actividad que delimitan el concepto de delito, son llevados a cabo utilizando un elemento informático.

Los delitos cibernéticos son:
1º. HACKING o acceso ilegítimo de manera remota al ordenador de un usuario. Los ransomware se introducen en el control remoto, una vez que consiguen filtrarse en un ordenador, la expansión del virus es fácil, puede controlar todos aquellos dispositivos que estén conectados al mismo o simplemente, a través de la carpeta de compartir archivos.
2º. PHISHING. Este ciberataque lo que busca es engañar a los usuarios a través de los correos fraudulentos enviados desde contactos de confianza, adjuntando un link en el e-mail donde se deriva al usuario a una página falsa donde se le solicitan datos de confidencialidad.
3º. MALWARE, es decir, SOFTWARE o programas informáticos que, instalados en el ordenador o dispositivos móviles de la víctima sin su consentimiento, espían sus acciones permitiendo así obtener datos e información como las citadas anteriormente. Los malware más famosos son:
– Virus. Su finalidad es infectar el dispositivo, encriptar archivos.
– Gusanos. Son similares a los virus pero con la diferencia de que se puede replicar de un equipo a otro.
– Troyanos. Se alojan en archivos inofensivos que pasan desapercibidos por el usuario para que una tercera persona tenga acceso al dispositivo. Un troyano habitual y conocido es el
KEYLOGGER que permite robar las contraseñas de los dispositivos.
– Adware. Son programas que bombardean diversa publicidad cuando el usuario tiene acceso a internet.
– Spyware. Recoge información del usuario, alguno de estos malware permiten el acceso al control remoto.
– Ransomware. Bloquea el ordenador o algunos de sus archivos y para eliminar la encriptación y recuperar los archivos infectados, piden rescate económico, sin poder garantizar que tras pagar el rescate económico, esos archivos puedan volver a recuperarse.

Llegados a este punto, lo que se recomienda es hacer siempre copia de seguridad, llevar a cabo una copia diaria que no sea siempre en el mismo dispositivo.
Por otro lado, si nos infectan el sistema remoto, y recibimos una llamada para el rescate económico, no debemos alimentar a la realización de este tipo de delitos, no debemos acceder a pagar, nada ni nadie nos garantiza que podamos volver a recuperar esos archivos.

El Código Penal persigue delitos informáticos como el fraude informático, estafas informáticas, sabotaje, pornografía infantil, daños informáticos, espionaje, robo de identidad informática, suplantación, amenazas, calumnias o injurias cometidas a través de medios informáticos.

Leyes a aplicar en estos delitos:
– Código Penal.
– Convenio sobre Ciberdelincuencia o Cyber Crime, del Consejo de Europa y su protocolo adicional.
– Ley de Servicios para la Sociedad de la Información y de comercio electrónico.
– Ley Orgánica de Protección de Datos.
– Reglamento de medidas de seguridad de los ficheros automatizados que contengan datos de carácter personal.
– Ley General de Telecomunicaciones.
– Ley de Propiedad Intelectual.
– Ley de Firma Electrónica.

Artículo escrito por HYV ABOGADOS – SALAMANCA y CACERES